jueves, 22 de marzo de 2018 - 11:39 a.m.

Se viene Huracán, Olimpo y luego el clásico ante Lanús de visitante

Si bien la cabeza está puesta en el partido ante el Globo, de a poco los jugadores y cuerpo técnico van mirando de reojo el clásico ante Lanús. La idea es no perder en el Ducó, ganarle a Olimpo en casa y conseguir una victoria en el clásico, ante un Lanús que viene de capa caída.

La fecha FIFA llegó en un momento justo, el equipo perdió la brújula futbolística y necesita encontrarla en el tramo final del torneo para soñar con ingresar a una copa internacional. Si bien hay muchos equipos en el medio, numéricamente es posible, y ese es el gran objetivo del plantel. Contra Huracán será un partido difícil, pero allí el equipo tendrá que ser inteligente y trasladarle la responsabilidad al conjunto de Alfaro. El Globo de local, tiene más problemas que cuando sale de su estadio, le cuesta tomar protagonismo y en eso el Taladro es especialista. Luego contra Olimpo, además de ganar hay que jugar bien para llegar óptimos clásico. Contra Lanús, habrá que ganar, sin importar el cómo. Son esos partidos que marcan un antes y un después, y éste parecería ser el momento perfecto para darle el golpe de gracia a un equipo que venía de jugar cosas importantes y que ahora, con nuevo técnico, está en la posición 21 de la tabla. Se vienen días definitorios en una Superliga irregular para Banfield que apostó todas sus fichas a la Copa Libertadores. Hay mucho por trabajar en estos días, aprovechar el parate internacional y focalizar en corregir errores y ponerse bien físicamente para volver a la senda del triunfo.