viernes, 26 de enero de 2018 - 10:08 p.m.

Fue victoria 2 a 1 ante Tigre para llegar confiados al choque de Copa

Por Guido Cichello. El equipo no fue superior a Tigre pero terminó consiguiendo los tres puntos en una cancha difícil y ante un duro rival. Arboleda fue la figura del equipo y los goles fueron anotados por Darío Cvitanich. El árbitro mundialista Néstor Pitana favoreció al local cobrándole un penal y no expulsado, sobre el final, a un jugador de Tigre. De éste modo el Taladro arranca con el pié derecho la Superliga y espera confiado el choque por la Copa Libertadores.

Todos coincidimos de que hoy Banfield no jugó un buen partido, así todo, supo leer bien el juego, y aprovechó las pocas oportunidades de gol que generó. Desde el comienzo fue Tigre quien tomó la iniciativa e hizo lucir a Mauricio Arboleda, figura del partido junto a Cvitanich. Un penal mal cobrado de Pitana le daba la chance al Matador de ponerse en ventaja, pero una buena jugada de Nico Bertolo, otro que fue determinante, terminó en una asistencia de Mouche de cabeza para el gol, de zurda, del gran goleador. Era el 1 a 1 y todo quedaba en tablas para irse al descanso prometiendo mayores emociones en el complemento. Pero ello nunca llegó, porque Banfield se metió demasiado atrás, se aferró al empate y planteó un partido trabado y con imprecisiones. Pasaban los minutos y Tigre no podía romper el cerrojo defensivo planteado por Falcioni y Piccoli. Así todo el local tuva una muy clara que se estrelló en palo, pero sobre el final fue Sperdutti quien le dio una asistencia perfecta a Bertolo para que éste, mano a mano, sienta la falta del arquero Crivelli y produzca un penal a favor de Banfield. Cvitanich no dudó, la colgó en el ángulo en lo que fue la última jugada del partido para gritar la victoria por 2 a 1. Hay mucho por mejorar y corregir, pero siempre es mejor hacerlo en la victoria y no en la derrota. Al equipo le faltó juego asociado, verticalidad, sorpresa y peso ofensivo. Pero nuevamente hizo valer sus individualidades para quedarse con tres puntos importantes en el reinicio de la Superliga. Ahora se viene el partido de Copa, el más importante del año, ese que hay que ganar y sacar una buena diferencia para seguir avanzando en la Libertadores.