miércoles, 23 de agosto de 2017 - 03:03 p.m.

“El plantel tiene mucho para dar todavía”, señaló Scheid

El pívot de Banfield destacó la “tranquilidad” del grupo al estar en lo más alto del campeonato de la segunda división, aunque recalcó la importancia de “no relajarse”. Por otra parte, opinó que el equipo no llegó a su techo futbolístico y puntualizó en “dar el máximo” de cara al objetivo de ascenso.

 

futsal nuevoBanfield enfrentará mañana, desde las 20, a Temperley en el marco de los 32avos de final de la Copa Argentina, en el estadio de San Lorenzo. Luego de dos semanas sin actividad (jornada de selecciones), el grupo albiverde volverá al ruedo con la intención de avanzar en la competencia federal, asimismo sin desviar la mirada del torneo doméstico en el cual recibirán el domingo, por la 26º fecha, a CIDECO para mantener la distancia de seis unidades en la cima de la segunda división.

“El objetivo es ganar y pasar a la próxima fase de la copa, venimos de dos semanas sin jugar, así que aumentamos la intensidad de cada entrenamiento para llegar preparados al partido”, opinó Gustavo Scheid sobre el cruce con el Gasolero.

Por otra parte, en torno al funcionamiento del equipo valoró: “Venimos con un muy buen nivel de juego, siempre hay detalles para mejorar, pero con el correr del campeonato fuimos construyendo y afianzando el estilo que nos caracteriza. Trabajamos para llegar al máximo y este plantel tiene mucho para dar todavía”.

Con 54 puntos cosechados a partir de 17 triunfos, tres pardas y dos caídas, los conducidos por Emanuel Santoro son los líderes del campeonato en la segunda división y 6 unidades los separan de su inmediato perseguidor, El Talar (con un partido menos).

La actualidad es promisoria, aunque desde el plantel son cautos y piensan en ir de a poco para lograr el objetivo de volver a Primera.

“Lo que nos da tranquilidad es que dejamos todo para estar en lo más alto, nadie nos regaló nada. Es cierto que sacamos una diferencia de seis puntos, pero todavía quedan 42 por disputar y tenemos que seguir con el mismo compromiso con el que empezamos este camino, si queremos mantenernos punteros”, analizó Scheid.

En ese sentido, puntualizó en el factor mental con la necesidad de no desviar el camino: “Nos focalizamos en el objetivo que nos propusimos antes de arrancar el campeonato, no podemos dejar que la ansiedad nos desvíe de eso. El ser punteros nos motiva y nos da un plus anímico, es lindo ver la tabla y estar arriba, pero hay que mantenerse, somos conscientes que esto es largo y no nos podemos relajar”.

Pasado el compromiso por Copa Argentina, el equipo a vencer será CIDECO, al que recibirán el domingo en el Microestadio 110 años. El rival se ubica noveno con 32 puntos y es uno de los dos conjuntos que vencieron al Taladro en la temporada.

“Es un rival duro, de visitante se nos complico resolver el partido y ellos lo supieron aprovechar. Ahora tenemos la oportunidad de revertir esa situación y venimos laburando al máximo en cada entrenamiento para que así sea”, sentenció el pívot banfileño. (Fuente: InfoRegion)