jueves, 31 de diciembre de 2015 - 02:54 p.m.

Julio Cortázar está en la Plaza del Campeón

Busto 350Y nacerá la mirada que por fin te merezca… El busto de Julio Cortázar ya se encuentra en la Plaza del Campeón.

“Vanidad de creer que comprendemos las obras del tiempo: él entierra sus muertos y guarda las llaves. Sólo en sueños, en la poesía, en el juego -encender una vela, andar con ella por el corredor- nos asomamos a veces a lo que fuimos antes de ser esto que vaya a saber si somos”. Julio Cortázar supo contar historias de amor, desamor, paso del tiempo y más… y tiene su merecido homenaje en el barrio que lo vio andar a pasos apresurados y dar sus primeros besos.

Con la barba tupida y una mirada penetrante y anclada en el Sur, el busto de Julio Cortázar vigila el pasar de miles de personas en la Plaza del Campeón, en su querido barrio de la infancia. La inauguración fue, por capricho del destino, un tiempo (dos años) después del centenario del nacimiento, momento en que nació el proyecto.

La inauguración fue el 26 de diciembre. Ese día, los impulsores de la iniciativa -diario cultural “El Banfileño”- colocaron la pieza en la Plaza del Campeón, lindera a la estación ferroviaria de Banfield.

Mario Arraraz, integrante del consejo editor del periódico cooperativo “El Banfileño”, recordó que “la idea era homenajear a Cortázar ya que en agosto de 2014 hubiera cumplido 100 años”. “El busto se presentó al público el 26 de agosto del año pasado y recién fue colocado en diciembre de 2015. Tardamos alrededor de 14 meses en tramitarlo y pudimos hacerlo gracias a la ayuda de la Secretaría de Educación de Lomas”, apuntó, para dar una explicación más terrenal a la demora en la instalación definitiva del busto.

El nacimiento… La iniciativa comenzó a gestarse en 2014, cuando el 26 de agosto se cumplieron los 100 años de natalicio del consagrado escritor. Se realizaron diferentes eventos en la ciudad para rendirle homenaje al escritor, a través de su vida y los trabajos.

“La escultura de Cortázar está mirando hacia el sur. No es un detalle, es algo simbólico ya que si bien él estuvo en Francia, nunca se olvidó de sus raíces. Siempre miró hacia el sur, hacia Argentina”, manifestó Nicolas Fratarelli, escritor. “La obra se encuentra debajo de las sombras de los árboles que él camino en su niñez. Nosotros lo reivindicamos como banfileño más que como escritor”, apuntó.

Funte: Info Región.