lunes, 05 de octubre de 2015 - 08:39 p.m.

Vergüenza es ser hincha de Lanús

En el tercer partido "piloto" para que vuelvan los visitantes,  antes de empezar el partido, un hincha de Lanús tiró una piedra que dio en el ojo de Pablo Lugüercio. De no creer.

Sólo un centenar de hinchas de Lanús alcanzó para esconder al desconocido que lanzó la piedra que dio en el ojo derecho de Lugüercio, delantero de Aldosivi, quien detrás del arco terminaba con sus compañeros los ejercicios previos al inicio del partido que cerraba la fecha.

Úlcera de córnea fue el diagnóstico que recibió cuando pudo ser atendido por un especialista en una clínica oftalmológica de la ciudad. El árbitro Ariel Penel estuvo a punto de decidir la suspensión del partido, que se jugó en buena medida por la predisposición del propio lesionado, que se creyó recuperado y que terminó con victoria por 3-1 de Aldosivi. "Hagan lo que crean que corresponda", fue el mensaje que llegó desde la dirigencia de Lanús, resignada incluso a eventuales sanciones ante la responsabilidad de sus seguidores en esta insólita agresión. También los mellizos Barros Schelotto y el médico del plantel granate se cruzaron al vestuario local en gesto de solidaridad y apoyo al jugador.

Recordemos que los visitantes dejaron de ir a la cancha hace casi 3 años cuando mataron a un hincha de Lanus por una interna antes de empezar un partido en Mendoza, ahora esto: Vergüenza es ser hincha de Lanús.