miércoles, 18 de septiembre de 2013 - 01:47 p.m.

Insólita agresión a periodistas y dirigentes

Banda-Sur-Villa-Niza-Miguelito_ZONIMA20121010_0010_15Por Guido Cichello. Ni bien comenzado el segundo tiempo un grupo de 50 barrabravas de Banfield atacaron sin motivo ni razón a dirigentes de Defensa y  Justicia y a medios partidarios del Halcón, así como también locales. Supuestamente en busca de hinchas de Defensa que nunca se hicieron presentes en la platea del Taladro. Los dirigentes de Banfield liberaron la zona y luego de lo ocurrido, brillaron por su ausencia. La policía, en complicidad, no actuó y dejó que los vándalos ataquen sin sentido a gente inocente que nada había hecho.


Cuando todo el fútbol argentino lucha por erradicar la violencia, la dirigencia de Banfield hace todo lo posible para que ésta continúe. En el partido de ayer, cuando ni bien había comenzado el segundo tiempo, más de 50 barra bravas de Banfield invadieron la platea alta con el único objetivo de agredir, sin motivos ni razón, a dirigentes y periodistas sin medir para qué medio trabajan. De hecho también irrumpieron en las transmisiones radiales del Taladro.


Las cabinas 4 y 5 del Florencio Sola, fueron testigos de lo ocurrido, para colmo el plateista de Banfield avaló con insultos y gestos la agresión de los delincuentes, dejándose llevar por lo contradictorio de la situación. Todo ocurrió ante la atenta mirada de la policía cómplice que nada hizo al respecto. Finalizado el agravio, ningún dirigente de Banfield se dirigió a la zona donde habían ocurrido los hechos para brindar ayuda o solidarizarse con los dirigentes del Halcón, ni con los periodistas locales y visitantes. Todos asumieron culpas, pero ninguno dio la cara. El presidente de Defensa y Justicia, y hombre de peso en A.F.A, tomó nota de lo sucedido y hará su descargo, con la intención de que a Banfield le suspendan su estadio. ¿Cómo ingresaron los más de 50 violentos a la platea?, ¿Cómo accedieron al sector de cabinas?, ¿Cómo la policía no actuó sabiendo que eran barra bravas de Banfield, todos vestidos con camperas y camisetas del Taladro?, ¿Por qué nadie se hizo responsable del hecho?.  Preguntas que aún no tienen respuesta y que por suerte, no pasó de agresiones físicas y gracias a Dios, sabiendo que se trataba de delincuentes, no hubo víctimas fatales.