viernes, 04 de enero de 2013 - 06:00 a.m.

CENSURA A SOY DE BANFIELD

Lamentablemente, lo que anunciamos en la nota "Llamado de atención" se hizo realidad. El día miércoles, el jefe de prensa de Banfield, Gustavo Santillán, a instancias del presidente Spinosa, le comunicó al cronista de Soy de Banfield que nuestro medio tiene prohibida la entrada al predio de Luis Guillon a partir del 2013. Este penoso hecho se da luego de 15 años en los que Soy de Banfield ha trabajado sin ningún tipo de prohibiciones, con excepción de aquel intento de censura que sufrimos en 2009, aun en nuestras épocas de mayor oposición a Carlos Portell.


¿Que le pasa al oficialismo?¿Se olvidó que el club es de los socios? ¿Donde quedó la libertad de expresión? ¿No era que desde el disenso se crecía? ¿Que opinará Gabriel Mariotto, socio político de Spinosa y mentor de la ley de medios, que en su nueva "quintita" política no siguen su discurso acerca de la libertad de expresión?.


Pero no es sólo censura lo que sufre Soy de Banfeld, también son intereses personales, ya que con la desinformación de medios críticos, buscan potenciar al sitio oficial de Spinosa (y del Murcia) que está muy atrás en las preferencias de los banfileños. Sitio del que Gustavo Santillán también es su redactor principal.


Si Soy de Banfeld no tiene material para publicar, quien se perjudica es el hincha de Banfield. Quienes hacemos Soy de Banfeld no ganamos dinero con esta página, al contrario. Hoy el intento es acallar nuestro sitio. ¿Que sigue después?


Lo cierto es que la nota "Fiesta para pocos en el Lencho" provocó un cimbronazo en la imagen de la gestión, y sería la razón de la reprimenda para nuestro medio. También mintieron con el tema de los alquileres, con el manejo con Tagliafico al Murcia, o con el manejo de la auditoría.


¿El oficialismo se transformó en lo que tanto criticaba? Seis meses de gestión, despidos, negocios con Samper, fiestas privadas y censura. Y este es sólo el comienzo.