jueves, 28 de junio de 2018 - 10:00 p.m.

El jucio de Brum inhibió al club

El jugador que se fue peleado con Eduardo Spinosa en 2013 renovó la inhibición que había presentado en 2017, lo que va a perjudicar a Banfield para la contratación de jugadores de cara a la triple competencia del segundo semestre de 2018. La inoperancia para resolver el conflicto hizo que la mitad de la deuda sean costas e intereses.
Banfield no gana para disgustos. La situación sin resolver de Roberto Brum empeora cada vez más. En el boletín oficial de AFA publicado el 22 de junio con el número 5496 indica la inhibición para adquirir, transferir o ceder cualquier jugador hasta en tanto no se abonen los casi 11 millones de pesos adeudados. 

Brum se fue peleado con Spinosa en 2013, al finalizar el semestre, en una maniobra de una torpeza dirigencial sin precedentes: No le rescindieron el contrato, no lo dejaban entrar a entrenar y el jugador fue con un escribano público al predio quien certificó que no lo dejaron ingresar. Encima, a las semanas, se le envió una carta documento denunciándolo por abandono de trabajo. 

Con todo servido en bandeja, Brum inició acciones legales al club y obtuvo sentencia favorable, con quien se acordaron formas de pago en cuotas pero que ni Eduardo Spinosa ni su mano derecha, el empleado Martín Moya, cumplieron. Por eso se llega a este embargo millonario donde más del 50% de lo que se deberá pagar corresponde a costas, honorarios e intereses, lo que demuestra que, como mínimo, la estrategia judicial de Moya fue pésima si no connivente.

A Spinosa le quedan cuatro meses de gestión, pero a la próxima dirigencia le quedan 11 millones por pagar, por los caprichos y la impericia de esta Comisión Directiva.