miércoles, 28 de marzo de 2018 - 10:00 a.m.

Las obras del Predio de Rincón y las vías ya están en marcha

La única obra realizada durante la presidencia de Eduardo Spinosa, llega sobre el final de su mandato y paradójicamente no la hace el oficialismo.El costo es de más de un millón de pesos y será financiada en su totalidad mediante una donación voluntaria de 10 socios.

El lunes 26 de marzo de 2018 quedará en la historia del Club como el día que comenzaron las obras en el predio de Rincón y las vías. Este baldío que fuera cedido oportunamente por la Municipalidad de Lomas de Zamora a la institución y para el que tantas veces se juntó dinero o se vendieron rifas, por fin va a tener un destino social.

Allí, se está construyendo una cancha multiuso con medidas oficiales que podrá ser utilizada a la brevedad por las diferentes actividades del club (es una platea de hormigón tipo H26, de 30 centímetros de espesor entre tosca, malla y carpeta).

Lo curioso es que en el club donde durante los últimos años se han jactado de tener balances superavitarios y donde se registran ingresos por más de U$S 60 millones en la gestión Spinosa, no se puede disponer de un millón de pesos para costear esta obra. Por ello, la Agrupación Unidos por Banfield no solo tuvo que salir a buscar voluntades sino convencerlos de que se hagan cargo del financiamiento total de la construcción. Es por ello, que 10 socios que prefieren mantenerse en el anonimato, realizaron una donación directa al club para que este anhelado proyecto pueda ser concretado. Este dinero se abona directamente a la empresa constructora, evitando así que el manejo de la donación pase por la tesorería del club, con el fin de asegurar la obra. 

No hace falta ser un experto matemático para observar que si tenemos en cuenta los meses que Spinosa lleva en el poder ha administrado aproximadamente U$S 1.000.000 por mes o su equivalente en pesos, que sería igual a 20.000.000. O sea, que con un poco de voluntad se podría haber costeado esta obra con solo el 5% del presupuesto mensual y no esperar a que una agrupación que no fue elegida para llevar adelante los destinos del club lo hiciera. Siempre es mucho más fácil conseguir cosas desde el seno de una institución que desde un grupo de socios, pero en este y tantos otros casos no es así.

Cabe recordar que antes de la aprobación del proyecto de obra por parte de la Comisión Directiva, también se puso en consideración una carpeta presentada por el grupo Banfield Trabajando quienes también invirtieron tiempo, trabajo y dinero en el diseño de una obra edilicia con miras a futuro pero que posteriormente fuera desechada en una suerte de compulsa pública ante los dirigentes.

Con el correr de los días los dos grupos se juntaron para interactuar con vistas a lo que consideraron más conveniente y prioritario para el club. Las reuniones continuarán a futuro para seguir trabajando y planificando juntos.

Celebramos el crecimiento institucional porque las obras siempre quedan para la posteridad, aunque en el medio haya cosas que todavía no se manejen con claridad.