viernes, 09 de marzo de 2018 - 10:47 a.m.

Cvitanich regó la Arboleda para la victoria en el Bosque

El arquero fue nuevamente figura y Banfield volvió a ser Dario dependiente, el goleador marcó un gol clave y dio una asistencia de gol para el 2 a 0 final de Sperdutti. Sin jugar bien, pero sin ser superado con claridad, el se consiguió un triunfo clave en la lucha por ingresar a las Copas. Hay mucho que mejorar pero siempre es mejor hacerlo en la victoria que con una derrota.

Había y se ganó, sin importar el cómo, porque así terminó ganando el equipo, transformando a Arboleda en figura una vez más, pero siendo contundente en los últimos metros, con un Darío Cvitanich inspirado e imparable. En líneas generales el partido fue chato y con pocas emociones en las áreas. La mitad de cancha fue más de combate que de juego y allí Banfield se sintió muy cómodo. Con la dupla Linares y Remedi que cada vez funcionan mejor y con la última línea bien plantada teniendo a un Renato Civelli que es la voz de mando para todos. Antes de primer tiempo, el árbitro inventó un penal a favor de Gimnasia que de haber terminado en gol, hubiese cambiado la historia del partido. Pero Arboleda se vistió de héroe y su tapada le permitió al Taladro mantener su arco en cero. Ya en el complemento el gol tempranero de Cvitanich le permitió al equipo trasladarla la presión a un Gimnasia que se quedó sin ideas y volumen de juego. Tuvo la pelota, pero no inquietó demasiado, salvó algún remate que hizo lucir a Arboleda pero no mucho más. En cambio Banfield, cuando tuvo la pelota fue punzante y así llegó al segundo. Cvitanich le puso una pelota bárbara a Sperdutti quien mano a mano no falló. Era el 2 a 0 y la tranquilidad de que si no pasaba nada raro, los tres puntos se iban para Peña y Arenales. Y sí terminó siendo. El equipo ganó, sumó tres puntos importantes para los copas del año próximo y va ganando en confianza en el tramo final de la Superliga.