miércoles, 14 de febrero de 2018 - 09:49 p.m.

Fue empate con sabor a triunfo 2 a 2 ante Nacional por la Copa

Por Guido Cichello. El equipo perdía 2 a 1 e iba a buscar el empate con más ganas y empuje que buen fútbol. Pero en una de las últimas, Cvitanch encontró un rebote dentro del área y la mandó a guardar para el 2 a 2 final. Banfield deberá ganar en Montevideo pasar a la fase de grupos de la Libertadores.

Pudo haber sido peor, con esa sensación se fue el hincha a su casa, masticando bronca por la chance perdida, pero respirando porque se estuvo muy cerca de la derrota. Hubo rendimientos bajos en algunos jugadores, regulares en otros, y buenos en otros tantos. Lo cierto es que el equipo sigue sin encontrarse, no hay volumen de juego, poca sorpresa y peso ofensivo. Cvitanich está muy sólo arriba, Mouche no jugó bien y Banfield tuvo pocas situaciones de gol. Arboleda dio seguridad, Civelli es siempre figura y hoy se le acopló bien Danilo Ortíz. Los laterales estuvieron flojos, Remedi ganó y perdió, Kalisnki jugó un partido interesante y se ganó un lugar, mientras que Álvarez y Sperdutti casi ni tocaron la pelota y cuando lo hicieron, la perdieron muy rápido. En definitiva fue un partido irregular, desprolijo, pero con muchas emociones, sobre todo en el final. Nacional abría el tanteador con el pase a la red de Papelito Fernández, quien no gritó el gol. Bertolo, quien ingresó desde el banco, ponía, de cabeza, el 1 a 1. A diez del final, nuevamente los uruguayos encontraron la ventaja y en una de las últimas, el gran capitán, Cvinich, la punteó a la red.

La revancha tendrá que encontrar a un Banfield protagonista que vaya en busca de los tres puntos, si es que sueña con acceder a la zona de grupos de la Copa Libertadores. Ante Boca, el próximo domingo 21.30, Falcioni pondría nuevamente un equipo alternativo.