martes, 20 de febrero de 2018 - 12:01 a.m.

Andorra siempre estuvo cerca

El Secretario de Gobierno de Mauricio Macri tuvo un problema con una cuenta que se olvidó de declarar. Su nombre es Valentín Díaz Gilligan. ¿A que no saben quién es su gran amigo y socio desde hace muchos años? Si, Eduardo Spinosa.

¿Se acuerdan de GOL TV?¿Se acuerdan cuanto pagó Banfield por el juicio a De Souza?¿Se acuerdan porqué no reclamamos por la partida del técnico Da Silva?¿Se acuerdan de todos los negocios que hizo Banfield en los últimos años con River?

De la mayoría de las cosas casi que nos olvidamos, la cabeza esta puesta en Montevideo, en los pibes que nos representan con lo mejor de si, en que Julio esté con nosotros todos los partidos.

Como Banfileños tenemos la obligación de no olvidar y tener siempre bien presente quién es y que hace Eduardo Spinosa, socio de Díaz Gilligan en la compañía Terra Sport y también empleado de Paco Casal, donde administraba fondos de esa empresa acá en Argentina.

Se lo acusa a Gilligan de no haber declarado más de un millón de dólares de a nombre de su empresa Line Action en un banco de Andorra siendo funcionario público. Lejos de negarlo, no sólo lo admitió sino que aclaró que era un favor que le hacía a su amigo, Paco Casal, quien tenía problemas con el fisco en Uruguay y necesitaba mover ese dinero.

En esta nota con Clarín, admite que parte de esa relación era el lobby que hacían en Argentina para que entre Gol TV como distribuidora del fútbol en Argentina pero no pudieron contra Fútbol Para Todos.

Era un secreto a voces allá por el 2010/11 y que en Banfield muchos prefirieron mirar para otro lado cuando se denunciaba que el desembarco de Spinosa en el club era parte de una estrategia de Paco Casal y otros jugadores para quedarse con la comercialización del fútbol argentino. Por esos años, Página/12 sacaba esta nota firmada por Gustavo Veiga, quien grafica perfectamente la relación Casal–Mujica–Mariotto–Spinosa.

Era tan fuerte el vínculo, que Valentín Díaz Gilligan figuraba en el padrón de socios de lo que sería una elección llena de sombras.Tan pero tan fuerte es el vínculo de Díaz Gilligan con Eduardo Spinosa que la empresa en la que comparten directorio, tiene el mismo domicilio que el fideicomiso “Banfileños”. Sí, la empresa DS Media, cita en Viamonte 1453. (Ver https://www.dateas.com/es/bora/2011/01/10/ds-media-sa-103449). También comparten otra empresa, la mencionada Terra Sports (https://www.dateas.com/es/bora/2007/01/05/terra-sports-sa-460373).

¿Está mal pensar entonces que el dinero no declarado por el Secretario de Gobierno de Mauricio Macri en Andorra es también de Spinosa?

¿Está mal pensar que las transacciones de jugadores de Banfield a River, donde Gilligan es vocal y Francescoli/Gutierrez socios de Paco Casal y por ende de Spinosa, tienen montos desconocidos, no se saben los porcentajes totales ni los manejos financieros para cobrar las cuotas perdiendo dinero en cuevas, fueron parte del trabajo de Eduardo Spinosa y no de su voación presidencial?

¿Está mal pensar que su pelea con Donofrio, después de haber hecho perder a Tinelli las elecciones de AFA, se debe a algo más que diferencias políticas?

¿Está mal pensar que ahora las nuevas transacciones y favores se le ofrecerán a Daniel Angelici, quien pudo haber ayudado a que Spinosa no esté más procesado en la causa por el mal manejo del dinero de AFA cuando el muchacho de Adrogué fuera tesorero?

Lo que seguro no está mal, es que en Banfield nos preguntemos: ¿Quién es realmente Eduardo Spinosa?