martes, 21 de noviembre de 2017 - 12:00 a.m.

Pizzuti, el hombre récord de Banfield

Por Fede Winer. Desde 1896 a la fecha, Banfield tuvo cuatro jugadores que consiguieron acabar el torneo de Primera División de la Argentina como líderes en la tabla de goleadores: Fausto Lucarelli (1920, Asociación Argentina de Football), Juan José Pizzuti (1949), Darío Cvitanich (Clausura 2008) y Santiago Silva (Apertura 2009). Pizzuti (9/5/1927), además, es el único jugador surgido de El Taladro que levantó la Copa Intercontinental como entrenador, con Racing en 1967. A sus 90 años, y con la ayuda de su hijo José Diego, quien inmortalizara el “y ya lo ve, y ya lo ve, es el equipo de José”, charló con Soy de Banfield.

Naciste en Barracas y te formaste en Banfield. ¿Cómo se produjo tu llegada al club en 1941, con 14 años?

Mira, yo jugaba en el club (Sportivo) Pereyra y un amigo, el Oso Varela, vio las condiciones que tenía. Él trabajaba en el Ferrocarril del Sur (actual Roca) y estaba asignado en los Talleres de Escalada, donde había un delegado que era hincha de Banfield y trabajaba en las divisiones inferiores. El Oso le habló de mí y le dijeron que me llevara a probar. Fui y me quedé.

¿Y qué tal fue la experiencia? ¿Por qué te quedaste?

En ese entonces los juveniles no entrenábamos, simplemente nos citaban para los días de partido. A los que vivíamos lejos nos daban un viático: yo iba desde Capital Federal en el colectivo de la compañía San Vicente, que hoy en día creo que es la línea 51. Teníamos una gran relación con Lencho Sola, que siempre nos trataba muy bien.

¿Cómo subiste a Primera? ¿Cobraban en fecha y bien?

La verdad es que se ganaba bien y más uno que era el goleador, viste. Me subieron al primer equipo (1947) y después conseguí ser el goleador nacional en 1949 (26 goles en 34 partidos, 0,76). Aquello fue un paso grande para mi carrera, porque poco después me vendieron a River (1950).

Justo cuando Juan José cambió la banda verde por la roja, se gestaba en Peña y Arenales el equipazo comandado por Mouriño. Una formación que marcó una era por haberle disputado al entonces bicampeón Racing el torneo de 1951. El Cholo Miguel Ángel Converti (Banfield, 1928) aseguraba en el 2001 que “con Pizzuti en la cancha éramos campeones. El club lo vendió a él y a Grisetti por necesidad”.

¿Fue como dijo el Cholo? ¿Si te quedabas Banfield ganaba el título del ´51?

Creo que no afectó mucho al equipo en el desarrollo del campeonato; por algo llegaron a las instancias finales. Fue un duelo muy parejo y meritorio frente a Racing.

¿Cómo jugaba ese equipo?

El club tenía unos jugadores extraordinarios: Mouriño, Converti, los full-backs… eran muy equilibrados pese a toda la gente joven. Indudablemente que todo aquello fue una hazaña de Banfield, por mantenerse primero entre tantos equipos grandes. Llevaron al club a una situación inimaginable para ese momento.

Tu última visita al Florencio Sola fue en el 2014 por un homenaje. ¿Cómo te sentiste?

De eso no me voy a olvidar nunca, porque es un estadio bárbaro y la gente se portó muy bien conmigo. Por eso siempre deseo que le vayan bien las cosas, ya que el club fue mi puntapié inicial para catapultarme después a River, Boca y Racing.

        Pizzuti se retiró como futbolista en 1963 jugando para Boca, tras 182 goles en 349 partidos como profesional. Comenzó a entrenar en Chacarita y el 16/9/1965 asumió en Racing. En el 2015 recordaba así aquellos inicios en el Funebrero y su desembarco en Avellaneda: “Habíamos hecho una buena campaña con un equipo muy modesto. Fue entonces que los dirigentes de Racing, Carlos Cúneo y Héctor Carballo, me convencieron de la propuesta del presidente Santiago Saccol para que agarrase […] Cuando llegué a Racing no había un mango y no pedí ningún jugador. Me arreglé con lo que había”.

Otros dos ex Banfield, Norberto Raffo y Jaime Donald Martinoli, brillaron en ese plantel de La Academia junto al entrenador. Jaime relató así el pase a Avellaneda: “Yo por el ’64 todavía jugaba en Banfield. El 15 de diciembre de ese año fuimos a una gira por toda Centroamérica: Honduras, Guatemala, ¿sabés lo que eran? ¡Indios!… por aquella época había indios. A Costa Rica fuimos a jugar un solo partido y terminamos jugando tres. ¡Éramos un equipo de Primera B, digamos que recién ascendíamos y no nos dejaban ir! Volvimos el 15 de febrero de 1965: bajamos del avión y nos vino a recibir el presidente, que era Don Valentín Suárez. Me llama y me dice: ‘Mira que vos sos de Racing, ya no sos más de Banfield’. Yo me quedé frío”. Martinoli fue parte de un paquete de jugadores que cambiaron por el retorno del Nene Maidana: “Resulta que en el ’64 Racing compró a Luis Maidana. Jugó con Menotti, con Sacchi, eran un equipazo, pero él anduvo mal. Entonces lo devuelven y Banfield puso cuatro jugadores a cambio. Bueno, me pidieron a mí”.

José, ¿cómo eran Raffo y Martinoli en la cancha?

(Sonríe) ¡Uf! Fueron dos goleadores muy importantes en el equipo: ambos campeones del mundo en Racing y formados en Banfield. Los tres teníamos un recuerdo hermoso del club y nos sentíamos cordialmente bienvenidos cada vez que nos tocaba volver. Para mí siempre es muy lindo rememorar esa época.

Tuviste la chance de ver dos goles históricos de Racing: el del Chango Cárdenas en la final del ’67 y el de Mario Boyé, a Banfield, en el ’51.

La verdad es que ambos fueron tiros muy parecidos, en cuanto a la potencia y a la distancia desde donde los realizaron. El de Cárdenas trascendió más, porque era una final del mundo internacional. Pero en el año 1951 no había Intercontinental y podríamos decir que ese partido tuvo una repercusión parecida a nivel del fútbol argentino.

       Juan José abandonó la conducción racinguista en 1969, tras cuatro años y cuatro meses en el cargo. Después asumió la de la selección nacional, entre 1970 y 1972, y tuvo algún paso por Nueva Chicago e Independiente Medellín. Con un currículum tan exitoso para el momento y sus raíces en el barrio del Taladro, es sorpresivo que nunca firmara su contrato con el club en la sede de la calle Vergara.

¿No tuviste oportunidades?

En esa época estaba con ganas de dirigir a Banfield, pero -lamentablemente- con Valentín Suárez no me llevaba bien.

¿Qué le ves hoy al equipo de Falcioni? ¿Alguna similitud con aquél Racing de José?

El fútbol se emparejó mucho a nivel defensivo y cambió el sentido del juego. Este equipo de Banfield es competitivo en un fútbol muy parejo, donde los grandes ya no calculan cuántos goles le van a hacer a un equipo chico, como nos pasaba a nosotros. Hoy es diferente, antes lo hacíamos con más calidad y lentitud. Ahora se corre demasiado, a veces hasta las jugadas se pierden por correr y correr… Pero no hay que quitarle las cosas a los que tienen un nombre, como Julio (Falcioni), y consiguieron títulos en el campo de juego.

Ahora el goleador es Cvitanich, quien también surgió de las inferiores. ¿Cómo lo ves?

Lo de Cvitanich es todo mérito de él, está en la línea de los mejores. Me alegra mucho su momento porque sé del esfuerzo que hay que hacer para mantenerse arriba cuando venís a pelearla desde abajo.

¿Cómo te gustaría que el hincha verdiblanco te recordase?

Con la gente de Banfield siempre me llevé bien. Fueron los primeros que me alentaron, me empujaron hacia arriba y uno les respondió siempre. Les agradezco de todo corazón.

Tabla máximos goleadores de Banfield en Primera División





Imbellone, Pizzuti, Albella, Álvarez y Hernández. La delantera de 1949 que consagró a Juan José como goleador nacional. Emilio Baldonedo era el entrenador de ese equipo que, terminó en mitad de tabla, con 32 puntos en 34 partidos [11G, 10E, 13P]. Pese a ello, con 70 goles a favor, fue la cuarta más goleadora del campeonato. (Foto CABE 110)



Converti,Pizzutti, Albella, Alvarez y Hernández forman en 1949. (Foto CABE 110)



Banfield ascendió en 1946 y en 1947 consiguió mantener la categoría. En ese torneo debutó Pizzuti y se consolidó Eliseo Mouriño. El técnico era el histórico Luis “Rabanito” Ravaschino. (Foto CABE 110)




Banfield 1950: Corvetto, Ferreti, D´Angelo, Mouriño, Bagnato y Grisetti. Abajo: Converti, Pizzuti, Albella, Moreno y Tolosa. Juan José marcó 19 goles en este torneo y fue transferido a River. (Foto CABE 110)