domingo, 04 de junio de 2017 - 05:41 p.m.

Enorme triunfo 2 a 1 en la visita a Gimnasia para soñar también con el título

Por Guido Cichello. El equipo ganó un partido histórico que lo mete de lleno en la lucha por el campeonato habiendo quedado a sólo un punto de River y aguardando lo que pase con Boca. Dentro de un encuentro parejo, el equipo fue inteligente y golpeó en los momentos justos. Civelli y Cvitanich, los ídolos que revivieron al club, fueron los autores de los goles.

bertolo bien¿Quién le quita ahora la ilusión al hincha de ir por el campeonato?. La respuesta es sencilla, absolutamente nadie. Los números le dan la derecha porque el Taladro viene realizando una campaña histórica, de esas que quedarán marcadas a fuego en la memoria de los simpatizantes por siempre. Todos recordarán dónde y con quiénes vieron la victoria de hoy en La Plata ante Gimnasia. Había que ganar y se consiguió, un dato no menor. Banfield tuvo la personalidad suficiente para sortear un difícil escollo, y si bien no le viene sobrando nada en el juego, sí tuvo la actitud y el temple suficiente para quedarse con los tres puntos y soñar en grande.

El primer tiempo no logró hacer pié y fue el Lobo que tuvo las más claras una con una chilena que besó el palo de Hilario y otra con un remate de media distancia. Nada se le puede contabilizar al Taladro en esos 45 minutos, salvo el gol. Tras un buen tiro libre de Brian Sarmiento, lo único que hizo en el partido, fue Renato Civelli quien aprovechó el rebote del arquero para poner el 1 a 0 con que ambos equipos se iban al descanso. Ya en el complemento Gimnasia apretó más y los de Falcioni se refugiaron conformándose con la ventaja mínima. Pero el local, de cabeza y tras un balón detenido, ponía todo en tablas. Mauricio Romero, un ex Lanús, festejaba el gol del empate. Pero a los pocos minutos, Bertolo frotó la lámpara, Cvitanich anticipó a todos, y luego de un centro el goleador ponía la cabeza para el definitivo 2 a 1. Faltaban 15 minutos y Banfield parecía tener todo bajo control. De hecho el Lobo no tuvo ninguna situación clara sobre el final.

Fue un partido clave, de esos que poco importa cómo jugó el equipo. Había que ganar y se ganó, ahora el sueño, además de clasificar a la Copa Libertadores es pelear por el torneo local. Banfield llegó a los 51 puntos, ya está en zona de Libertadores pero quedó a sólo una unidad del escolta River y a dos de Boca, quién tiene un partido menos. Soñar no cuesta nada y con un par de resultados a favor, se podría dar la hazaña del campeonato.