miércoles, 10 de mayo de 2017 - 01:15 a.m.

En el feriado se trabaja, se aprende y se patina.

Un día del trabajor movido en Banfield. Con la coordinación de Cristian Molinari, se realizo en el microestadio el primer campus de Patín artístico, con participación y ayuda de padres, profesores, preparadores físicos y  patinadoras. 

18403274_1512037562149267_5862139721793514102_nCerca de 70 deportistas, del club e invitadas, se juntaron el feriado del 1 de mayo en el microestadio “110 años” para un Campus de Patín Artístico, el primero que se hace en Banfield, y en el que se reunieron los esfuerzos de padres y madres, profesores y preparadores físicos y, claro, de las mismas patinadoras, que pasaron toda la jornada en el club para perfeccionarse, sí, pero también para compartir un espacio y vincularse.

 Bajo la coordinación general de Cristian Molinari, el encuentro aunó la tarea de profesoras del club, como Melina Alguibay y Analía Martínez, con docentes invitados, como Luis Pérez y Silvia Ludueña, a los que se sumaron la colaboradora Carolina Sarubo y el preparador físico local Rodrigo Demarco.


El campus incluyó una charla de la psicóloga y ex patinadora Florencia Demarco, quien trabajó con nuestras deportistas sobre cómo enfrentar las presiones, internas y externas, de la disciplina y la competencia.



El microestadio banfileño albergó a las locales, claro, pero también a patinadoras que llegaron desde los clubes Universal de La Plata; Sparta de Tapiales; Villa Luro; Mariano Moreno de Castelar; Mariano Moreno de Avellaneda; Sociedad Española de Monte Grande y Brown de Adrogué.



En cuanto a la preparación física, se trabajaron ejercicios biométricos, de coordinación, equilibrio y fuerza; y en la parte técnica abundaron los trompos y las figuras de escuela, mientras en la variante danza el acento estuvo en giros, deslizamientos, interpretación coreográfica, tres y doble tres.



Especialmente destacable que los profesionales que trabajaron en el campus son, mayormente, integrantes y ex integrantes del cuerpo técnico de la selección argentina. Y que se prestaron a pasar un feriado con las deportistas. Y más para resaltar: madres y padres se encargaron de mantener las mandíbulas ocupadas: hubo parrilla y un bar-buffett muy bien atendido.



Al final hubo diplomas para todas las patinadoras. El objetivo estaba cumplido. (Fuente: Banfield-Actividades Deportivas)