lunes, 18 de abril de 2005 - 06:19 p.m.

Guapeza mal entendida

En su estadio y ante casi 30.000 banfileños, el taladro cayó ante el equipo mexicano. Los de falcioni equivocaron el camino: confundieron lo que es "ejercer la presión de local" con actitudes irresponsables que le costaron el partido. Por Manuel Spinosa.\n\nEl marco era impresionante. El colorido impactante. Casi Treinta mil banfileños le daban al Florencio Sola el entorno ideal de una noche copera, de esas que quedan grabadas en la retina por mucho tiempo. Todo el estadio verde y blanco. La Gloriosa Gente dijo, una vez mas, presente, y le daba al episodio el entorno ideal. Gran recibimiento al equipo, pitazo inicial del árbitro uruguayo Martín Vázquez y a rodar la pelota. No había pasado ni n cuarto de hora, que llegó el primer mazazo mexicano: gran asistencia de Gaitán para Morales, quien entrando demasiado solo y cómodo por la izquierda ( sector derecho de la defensa local) definió con un zurdazo cruzado y con comba que dejó sin chances a Barbosa. "Vamos banfield que no ha pasado nada". Esto recién empieza. Pero... sí, recien empieza: Cervera demuestra su faceta mala por la cual le dicen "loco", se pasa de rosca, y es expulsado a instancia del "buchón" de línea. Aquí se empezó a complicar la noche del todo. Si hasta ahí, no se vislumbraba que los dirigidos por Falcioni pudieran generar cierto peligro contra el arco de Tigres, con la salida del jugador mas punzante y dando la ventaja de jugar con uno menos, la cuestión, se había tornado mas que complicada.Cuando volvieron del descanso, las aspiraciones de al menos igualar se mantenían intactas. Pese al jugador de menos y a que el rival era futbolísticamente superior, esto es fútbol, y la mínima diferencia en el marcador, le mantenían al Taladro la expectativa de alcanzar el empate. Pero dos errores sucesivos, primero del árbitro y después del Señor Christian Tavio, le terminaron por quitar a Banfield cualquier posibilidad de empardar. Primero fue el juez uruguayo quien se equivocó al no expulsar al arquero visitante Rodríguez y sancionar penal a favor del local, en una acción en la que el guardameta mexicano le pegó una tremenda patada a Tavio, cuando ambos fueron en busca de la pelota. El jugador de Banfield se quedó con la sangre en el ojo, y en la siguiente fue en busca de venganza, pegándole a Rodríguez delante del árbitro. Expulsión y dos menos para el Taladro, lo que a esta altura significaba terminar con las chances en éste partido. ( Después el árbitro debió también expulsar a Rodríguez a instancias del línea, quien le avisó los gestos desmedidos del arquero, pero Vazquez solo lo amonestó).\n\nDemasiados errores. Conceptuales y de todo tipo. No se encontró jamás el rumbo futbolístico y para colmo confundieron la ventaja que te otorga la localía en este tipo de encuentros. Porque una cosa es ejercer presión, aprovechando la gente a tu favor, meter fuerte en cada pelota- pero con lealtad-, y hasta si se quiere, hablarle al árbitro y todo ese tipo de "cositas" habituales y propias de los partidos de Copa. Pero ir a pegar de frente, sin pelota, y ante la vista del juez, es una actitud irresponsable y desmedida, que debería tener su castigo, debido a la consecuencias que ello trae.\n\nYa con 9 en la cancha, el equipo lució totalmente desdibujado. Cada contra mexicana era peligro de gol. Legó el 2°, y al ratito el 3°. Hasta Falcioni decidió bajar la persiana y puso a San Martín ( ¡no entiendo cómo no juega de entrada!) por Barijho, en una clara muestra de lo que a esta altura se quería. Es cierto que el equipo titular hace tiempo que no aparece futbolísticamente en su resplandor. No se ve una manija definida, un medio de llegada punzante. Sin "garrafa" en la cancha, todo queda supeditado a la polenta de Cervera o a alguna aparición explosiva de Bilos; Salvo de pelota parada, el equipo no tiene un volumen de juego que pe permita generar peligra en el arco rival. ¿Alternativas? Podría ser Barrionuevo.\n\nSe perdió una gran oportunidad de prácticamente asegurarse la clasificación a la siguiente fase. Pero ojo, que esto tampoco debería sorprender a nadie. No es para alarmarse ni mucho menos. En los cálculos previos, todos preveíamos que el 1° puesto era para los mexicanos y la segunda plaza iba a estar en disputa entre Banfield y Alianza Lima. Y cuando quedan 2 fechas para el final de esta etapa, las cosas están tal cual se pensaban; El Taladro va 2° y deberá ir a Perú a jugar una verdadera final, no perder, y derrotar a los venezolanos en la última en el Sola, para clasificar a los octavos de final. Es complicado y posible. Sobre todo si le jugamos de igual a igual, es decir 11 contra 11. Incluso ya en ésta Copa, Falcioni y sus dirigidos han demostrado que están capacitados y a la altura de las circunstancias como para lograr la ansiada clasificación.\n\nAhora queda apoyar a los pibes ( tan chicos y ya son padres) en la cubetera, y después mostrar la verdadera guapeza de este grupo, allá en Lima, donde se disputará el partido trascendente para pasar a la siguiente fase. Las chances y la fe en este equipo se mantienen intactas.