sábado, 12 de marzo de 2011 - 05:08 a.m.

Aclaración

Estimados amigos: Nos han llegado algunas consultas acerca de los dichos vertidos en una página web, presuntamente partidaria, donde se expresa “Desde que comenzamos con nuestra página web, allá por 1997 (en ese entonces éramos soydebanfield.com.ar)…”.

Por única vez, queremos aclarar qué, quien tiene registrada dicha página (asociado al club recién en septiembre 2010), nunca ha participado del Staff de www.soydebanfield.com.ar, desconociendo a los demás integrantes del equipo periodístico que esa página dice tener ya que en ningún lugar establecen quien escribe.

No nos sorprende que se publiquen mentiras porque es lo que esa página ha estado difundiendo desde su reciente creación, web que nació como un burdo calco de www.soydebanfield.com.ar, ya sea, en el diseño, el slogan, así como en los contenidos que reproducen textualmente con los nombres de nuestras mismas secciones, convirtiéndose no solo en una falta de respeto a sus autores, sino también en un hecho delictivo. Pero sobre todo, una ofensa a la inteligencia de los lectores.

Siempre hemos tenido buena relación con las webs y con los periodistas partidarios que, con mucho esfuerzo, como nosotros, aportan su granito de arena para tratar de brindarle un servicio a los Socios e hinchas del Taladro, difundiendo las noticias del Club.

Desde hace 14 años mantenemos un liderazgo que a lo mejor algunos novatos quieren aprovechar, pero, para eso, también hemos recorrido un largo camino que varias veces nos ha generado más de un problema, pero que siempre hemos enfrentado yendo de frente y dando la cara. Con virtudes y defectos, pero con nombre y apellido. Nuestros nombres están publicados en este sitio y la web está registrada a nombre de la misma persona desde hace 14 años.

Las mentiras, el plagio y las descalificaciones constantes desde el anonimato, no hacen más que demostrar la falta de hombría de algunos que dicen ser de Banfield, pero hacen todo lo posible para destruirlo, escondiéndose desde el anonimato, sembrando el caos o inventando ficciones apocalípticas e inverosímiles que ya nadie cree.

Lamentamos qué, en nombre de Banfield, se destruya a Banfield, sólo por ambiciones políticas y personales. Muchas gracias por la confianza demostrada durante estos 14 años, para nosotros es tema terminado.