miércoles, 25 de septiembre de 2013 - 06:42 a.m.

Los visitantes no regresarán hasta que se termine el año

Por disposición de la AFA, y con la venia del Gobierno nacional, los hinchas visitantes fueron prohibidos en las canchas del fútbol argentino al menos hasta que se termine el año, en una decisión consensuada entre la Asociación del Fútbol Argentino (AFA) y el gobierno nacional y el bonaerense.

Cabe destacar que Julio Grondona había afirmado en las últimas horas que el regreso de los hinchas visitantes se iba a tratar en la reunión del Comité Ejecutivo, aunque antes de que se reúna en la calle Viamonte, la decisión ya estaba tomada. En este sentido, los dirigentes de los clubes, por más que en los micrófonos reclamen por el regreso de los hinchas visitantes, ven beneficios desde la mayoría de los ángulos con esta medida.

Por un lado, existen menos hechos de violencia en los alrededores y dentro de los estadios, salvo en los casos donde las barrabravas tienen internas, y también está  el factor económico, que redujo los gastos en adicionales para la Policía Federal hasta un 40 por ciento.

Los números son significativos, cuando en el torneo pasado en un fin de semana se utilizaban entre 2300 y 2700 servicios adicionales de la Policía Federal, esa cifra se redujo a 550 efectivos por fecha.

Los principales perjudicados resultan ser los clubes del Interior, que no pueden hacerse de las suculentas recaudaciones que se originan a partir de las visitas de clubes con mucha convocatoria.

En esta reunión entre dirigentes y funcionarios, además, se profundizó la idea de institucionalizar el juego del PRODE y que ese dinero sea girado a los clubes en proporción como se realiza con los derechos de televisación para que solventen los futuros operativos policiales.

El otro punto radica en poner en funcionamiento el polémico sistema AFA Plus, con intención de que sea unificado con la Justicia y así crear un banco de datos único lo antes posible, para identificar a los violentos y evitar ese tipo de actos en los estadios.