martes, 18 de septiembre de 2012 - 01:20 a.m.

Cambio de carátula en el caso Bugatto y beneficio para el asesino

La Cámara de Apelaciones de Lomas de Zamora benefició con un cambio de carátula al policía bonaerense que en mayo pasado asesinó de un tiro en la espalda al futbolista Lautaro Bugatto, pero el juez de la causa rechazó su excarcelación y lo dejó preso.\n
\n\nPese a que la Sala II de la mencionada Cámara le bajó al imputado David Ramón Benítez (32) la calificación a "homicidio cometido con exceso en la legítima defensa", un delito excercelable, el juez de Garantías 8 de Lomas de Zamora, Gabriel Vitale, rechazó  un pedido de libertad que había sido presentado por su defensa.\n\nLa Cámara confirmó la prisión preventiva que había sido dictada por Vitale, pero benefició a Benítez con esta imputación más leve, ya que el juez de primera instancia lo había procesado por "homicidio agravado por el uso de arma", delito que prevé hasta 25 años de prisión.\n\nEl homicidio cometido con exceso en la legítima defensa tiene una pena mucha más leve y equivalente a la de un culposo: entre seis meses y cinco años de prisión.\n\nAnte este cambio de calificación, la defensa del policía solicitó su excarcelación y el fiscal de Lomas de Zamora a cargo de la causa, Juan José Vaello, se opuso.\n\nVoceros judiciales explicaron que en su resolución, el juez Vitale entendió que para una excarcelación, no sólo debe examinarse las penas en expectativa, sino la posibilidad de eludir la justicia y entorpecer la investigación.\n\nSobre ese punto, el magistrado resaltó las contradicciones en los testigos presenciales del hecho, el empleo del arma de fuego, la cantidad de disparos realizados y, sobre todo, la condición de funcionario policial de Benítez, circunstancia que para el juez le otorgaba mayor capacidad y comprensión para evaluar y analizar su accionar ante una situación de riesgo como la que vivió.\n\nBugatto (20), un lateral izquierdo que estaba a préstamo en Tristán Suárez procedente del club Banfield, murió baleado en un presunto caso de impericia e imprudencia policial.\n\nEl hecho ocurrió cerca de las 3 del 6 de mayo en el cruce de avenida Monteverde y Pedro Goyena, de Burzaco, partido de Almirante Brown, en el sur del conurbano bonaerense.\n\nBenítez, un oficial de la Policía Buenos Aires 2 que estaba franco de servicio y de civil, circulaba por allí a bordo de un Renault 12 junto a su esposa, mientras que delante del auto iban su hija menor de edad y su hermana en un ciclomotor.\n\nDos delincuentes armados quisieron robar el ciclomotor, por lo que el policía trató de evitarlo y efectuó varios disparos con su arma reglamentaria hacia los asaltantes.\n\nUno de estos balazos impactó en el cuerpo de Bugatto, quien estaba ubicado a unos 30 metros de distancia, en la puerta de su casa junto a un hermano y dos amigos con los que iba a salir a bailar.\n\nEl futbolista recibió el tiro en la espalda, sus amigos lo cargaron en el auto y lo llevaron hasta la Clínica Burzaco, donde finalmente murió.\n\nEn su indagatoria, Benítez admitió haber usado su arma pero dijo que lo hizo en defensa propia luego de que a él le dispararan primero los delincuentes, algo que no fue avalado ni por testigos imparciales ni por las pericias balísticas.\n\nAl menos tres testigos vieron a Benítez ubicarse en la mitad de la calle y efectuar varios disparos sin que recibiera ataque alguno por parte de los supuestos asaltantes.\n\nLas pericias confirmaron que todos las proyectiles y vainas colectadas en el lugar del hecho, entre ellas la bala extraída del cuerpo de Bugatto, fueron disparadas por una única arma: la pistola 9 milímetros de Benítez.\n\nEn su declaración indagatoria, Benítez también admitió que hacía un año y medio que no disparaba su pistola y que creía haber herido a los dos delincuentes que asaltaron a sus familiares.\n\nUn adolescente de 17 años que apareció baleado poco después del crimen en la misma clínica a donde había sido trasladado Bugatto, quedó identificado en la causa pero no surgieron elementos que permitan determinar con certeza si fue uno de los presuntos asaltantes descritos por el policía Benítez.\n\nEl accionar de este policía en su momento fue condenado y recibió duras críticas por parte de la ministra de Seguridad de la Nación, Nilda Garré, el gobernador bonaerense, Daniel Scioli, y el ministro de Justicia y Seguridad provincial, Ricardo Casal. (Fuente: Telam)\n\n